La noche más vista

por Carmela Longo   @carmelalongo

Llegó la noche más linda. La más sintonizada. Pese a todo, el Miss Venezuela sigue siendo el gran espectáculo de este país. No importa cuántas críticas se le hagan, cuánto se le recorte el presupuesto ni cuántas dudas deje de si necesita o no una renovación. Mientras exista gente que consuma belleza, existirá el certamen.

La edición 2016, un esfuerzo que hay que reconocerle a Venevisión pese a haber perdido las franquicias de los concursos internacionales, no estuvo exenta de baches. Pero tampoco fue la peor de las emisiones. Las ha habido peores.

Lo que no terminan de entender, por ejemplo, es que hace falta ensayo. Mucho. Mariángel Ruiz, por ejemplo, nunca presentó a Renzo La Posta. Nombró a todos quienes estarían en el número criollo y cuando le tocó referirse al ex Míster sólo habló de una “joven promesa del canto”. Se había anunciado que Renzo cantaría con Juan Miguel el número que tienen en conjunto y tampoco. Omar Enrique saludó a todos en el escenario, menos a Mariángel. Hubo pelones en la lectura de nombres de candidatas, diseñadores y hasta el descubrimiento de colores como el “rosa palo”.

Hacer un programa en vivo no es fácil. Y eso lo saben de sobra en VV donde tienen más de cuatro décadas produciendo ininterrumpidamente el concurso. Pero nada como en los últimos años. Y menos en 2016 donde todos, todos, los eventos que formaron la llamada Temporada de la Belleza dejaron en evidencia que no se ensaya como en otrora.

Se insiste en poner a las muchachas a ensayar en jeans, lycras o monos, entaconadas eso sí, pero cuando llega la hora de encasquetarse unos vestidos que pesan 7, 8 o más kilos, las pobres mujeres no pueden moverse. Las muchachas tienen que prenderle velas a unos cuantos santos porque ninguna salió, mínime, con un esguince.

En el primer desfile la larga cola del traje impedía que las chicas pudieran caminar con facilidad. Se pisaban la cola, se les enredaban los pies y resbalaban al tocar la tela de su compañera. En el de traje de baño más de una dio un traspiés bajando la escalera, pues el pareo que sobrepasaba su tamaño terminaba enredado o en el tacón de la candidata, o en un clavo al final de la rampa, que durante toda la noche fue martillado pero que esuvo a un tris de provocar que más de una terminara de jeta en el piso. En vivo se notaba la presión en los rostros.

Cuando llegó el desfile de gala la cosa fue digna de película de terror. “Falta de pasarela”. “Qué mal desfilan” decían en las redes. Pero nadie reparó en que la mayoría de esas pobres muchachas, con un roquero encima, no podían ni levantar el traje para subir dos escalones, sólo dos, que las separaban del backstage. El traje de Táchira fue el peor de todos. No había forma de que la chica pudiera levantar la pierna. El vestido era tan tieso que no hubiera cedido ni a una mandarria.

Sin embargo, hay que mantener la sonrisa, hacer que no pasa nada, tratar de esconderse de la cámara si se va a rodar. Como el caso de Antonella Massaro, Miss Vargas, quien cuando finalmente logró llegar tras el escenario, rodó bello y rompió el vestido (cuestionado) de Alejandro Fajardo. Pero ese cuento es para la edición especial de Visto y Oído sobre el concurso.

De resto, tal como lo adelantamos el número venezolano apeló al sentido nacionalista. Estuvo mucho mejor montado y producido que el que se hizo con Ana Alicia Alba y los vestidos reciclados de un ballet de La Guaira. Peeeeero Reynaldo Armas no se sabía la letra, amén de que todos doblaron. Insólito. El opening estuvo colorido y arriba. Gustavo Elis le dio una clase de cómo vestirse a Oscarcito y la nueva nariz de Juan Miguel le cambió el rostro al cantautor. Habrá que acostumbrarse a su nueva cara.

La actitud de Leonardo Villalobos, a quien la primera chaqueta no favoreció en nadita, fue indescifrable. Pasó buena parte del tiempo con las manos en los bolsillos en actitud de desgado o fastidio. O de ambos. Esto lo que hizo fue avivar aún más los rumores de que ese día fue su despedida definitiva del Estudio 1.

Fotos Carmela Longo

Anuncios

2 thoughts on “La noche más vista

  1. Comentarios atinados Carmela totalmente de acuerdo … Y en el caso de Villalobos de verdad que sigue dejando que hablar … Además de su actitud, siempre hacía un comentario sobre él, olvidándose que lo importante de la noche es el concurso de las misses, no su protagonismo … Sin contar con que ni siquiera el gesto de caballerosidad para recibir a mariangel al inicio y empezar diciendo que él y él y el …. De verdad su ego no lo deja ser el simpático leo de portadas que nos gustaba ….

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s