Visto y Oído

por Carmela Longo  @carmelalongo

  • Talión. Sucedió en las afueras de Venevisión. El actor Simón Pestana caminaba junto a un amigo para ir a buscar su carro cuando un motorizado los interceptó y bajo amenaza a ambos les robó los celulares. La impotencia se apoderó de ambos sin saber que un héroe anónimo habría de vengarlos segundos después. El motorizado siguió su camino y bajó como si nada por la vía del canal y sin saber que una pedrada lo esperaba. Alguien que vio lo que había sucedido, tomó una piedra y esperó el momento justo en el que sabía que el malandro pasaría. Cuando lo hacía, se la lanzó pegándosela en el rostro. El choro cayó al suelo, la moto rodó por la empinada bajada y el tipo quedó turulato en el suelo. El bolso que tenía también rodó y al hacerlo dejó sobre el asfalto no sólo los teléfonos de Pestana y compañía, sino otros que el malnacido quién sabe a quién se los había quitado. El actor aprovechó el tumulto tomó su aparato y el de su amigo y se fueron, mientras que los agentes de Seguridad del canal se encargaron del ladrón. Cuando los otros trabajadores estaban a punto de quitarle las trenzas para atarle las manos, al tiempo que otros pedían que lo encendieran a co…, llegaron para buena suerte del hombre con unas esposas. Lo tuvieron en custodia hasta que llegó la policía. Obviamente, nadie delató a quien le había dado su buen merecido al desgraciado. Lo bueno, además de que nadie resultó herido y los robados pudieron recuperar sus equipos, es que por dos días hubo custodia policial en las cercanías del canal. Lo malo es que al tercer día, desaparecieron.

liz

  • Bendecida y afortunada. La mejor compradora de la casa Louis Vitton en América Latina (léase bien, América Latina) es una venezolana. No es alguien con apellido rimbombante ni una Miss. No. Es Liz. La mismita, la merenguera. Tanta es la predilección de la carísima marca que la invitaron a un exclusivo desfile que hicieron hace poco en París para presentar la nueva colección de la marca. Todo indica que la cantante no fue, porque no lo presumió en sus redes. Lo cierto es que si bien es cierto musicalmente últimamente no ha hecho nada trascendental, cobres no le faltan. Unos creen que gusto sí…
  • Tapa amarilla. Las copias, generalmente, nunca son buenas. O, por lo menos, la mayoría de las veces. Hace casi tres meses un grupo de empresarios venezolanos (tres para ser exactos y entre quienes estaba el que le debe a Mariela Celis desde hace 15 años. pero se pavonea con Ferraris y palos de golf), inventó hacer una suerte de Expo Sexo en Panamá. Tuvieron que cambiarle el nombre a la cosa, porque los de aquí amenazaron con demandarlos porque ellos tienen el nombre registrado. A través de Ulises Urbina, bailarín estrella de VV, reclutaron a otros bailarines (hombres y mujeres) del canal, así como a un vestuarista y hasta un maquillador. Todos se fueron a Panamá, hicieron su trabajo y ¡zuácata! Sólo uno ha cobrado lo prometido. El resto a diario piden su pago (en dólares como fue el trato) y nada. Dos de los socios (incluyendo al mala paga de la Celis) le dejaron el pelero a alguien de apellido Hernández, quien lejos de dar la cara, cada vez que lo tratan de contactar para cobrarle no sólo no contesta, sino que se molesta y amenazó al grupo con descontarle el último día de trabajo “porque no fue nadie”. Ciertamente, la cosa fue un fracaso. La gente no tuvo los viáticos justos y, encima, le pretende descontar ese día. El lío está armado. Urbina como puede trata de contener al grupo de bailarinas que quedaron en poca ropa y ahora no tienen con qué comprarse nueva. La cosa ‘ta fea pa’ la foto.
  • ¿Bebé a bordo?. Un escandalazo se armó justo después de que se supo quiénes eran las 10 finalistas del más reciente Miss Venezuela. Por los gritos que pegaba una candidata que no quedó en el cuadro todo parecía indicar que está en la dulce espera. “¡Qué voy a renunciar nada! ¿A qué voy a renunciar si no quedé de nada? Me quedo barrigona” decía mientras hablaba con su mánager por teléfono. La cara de sus compañeras y de la gente que estaba en la sala de maquillaje era un poema. “Por eso es que por más que la mandaban a adelgazar no lo hacía. Está embarazada” murmuraban por los rincones. Eso de ser de las primeras en salir no está fácil.

foto Google

Anuncios

2 thoughts on “Visto y Oído

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s