A Gustavo Elís casi lo dejan en pelotas

gustavo-elis

por Carmela Longo           @carmelalongo

Mientras´el sábado unas gritaban desaforadas con Chino y Nacho en la Terraza del CCCT, al frente, en la Terraza del Sambil, otras lo hacían por Gustavo Elís. A la misma hora, pero con características distintas.

Mientras en Chuao la cosa se ponía que quema, y la gente sudaba al ritmo de ese tema bolívar a bolívar lo que pagó, en el Sambil los viva la pepa hacían de las suyas, pues el concierto acústico del cantante, que significaba además el cierre de la gira que hizo por los Centros Sambil del país, era con entrada libre. Tal vez por eso el frenesí fue casi incontrolable. No se respetó nada. Ni límites, ni barreras ni autoridades.

Las fans tumbaron la barrera de la tarima, le cayeron a piñas a los policías e hicieron todos los desastres posibles. Gustavo, estoico y profesional, siguió cantando a pesar de las señas de su equipo para que se bajara del escenario porque la cosa se podía poner muy fea para la foto. Pensó, como era lógico, que si se bajaba se armaría la sampablera, siguió arriba. Con su guitarra cantando.

Abajo la locura continuaba. Por el aire empezaron a volar cuanta cosa podía coger vuelo. Quienes han ido al Anfiteatro del Sambil recordarán que hay una suerte de “adorno” que, a final de cuentas, termina siendo un techo de acrílico de una tienda. Hasta ahí fue a parar uno de los “platillos” voladores. Obviamente, por la fueza con que fue lanzado rompió el techo y la gente que estaba cerca se deslizó por ahí y comenzó a “tomar” la mercancía que estaba en la tienda. Los policías que habían sido burlados pidieron refuerzos. Llegaron y trataron como pudieron de sofocar la rebelión, sobre todo, de impedir que el despelote alcanzara otras tiendas cercanas.

Lo único que medio calmó aquello fue, otra vez, la actitud de Gustavo, quien -como hizo en el resto de la gira- pidió calma para el Meet & Greet, que no es otra cosa que tomarse fotos y firmar autógrafos que le pidieran sus seguidores. Así fue que no hubo una “toma” masiva de mercancía en el Centro Comercial. Fuertemente custodiado lo sacaron del lugar, porque los malaconductas que quedaban se le abalanzaron y casi lo dejan a pie. Hasta Corina Smith, quien estaba con él, corrió como nunca.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s